Sensibilidad dental
2
oct
0
Farmacia Admin Blog Home
Sensibilidad dental

Sensibilidad dental: Causas, remedios y tratamiento

La sensibilidad dental es un problema muy común que implica incómodas molestias y dolor en los dientes cuando estos se ven expuestos a ciertas sustancias o temperaturas.

Es tan usual que más de la mitad de la población española lo sufre a diario sin darle, en principio, ninguna importancia.

Este dolor suele ser agudo, repentino y temporal. La sensibilidad dental actúa disparándose a las terminaciones nerviosas del diente y acaba por impedir la ingesta de alimentos o bebida de líquidos de forma natural; además de dejar una sensación tremendamente desagradable.

Afortunadamente, los dientes sensibles pueden ser tratados mediante algunos consejos con los que se puede aprender cómo quitar la sensibilidad dental, pero antes, repasemos los motivos que causan este dolor transitorio.

Causas de la sensibilidad dental repentina

No hay grupos de riesgo para la sensibilidad dental dado que cualquiera la puede sufrir.

El síntoma más común es un dolor repentino y agudo que sucede cuando los dientes se exponen al aire, el frío, el dulce, los sabores ácidos o los alimentos calientes.

Por otra parte, algunas personas también pueden experimentar este tipo de sensibilidad dental al cepillarse los dientes o incluso al usar un hilo dental.

En dientes sanos, el esmalte protege la capa subyacente del diente (la llamada dentina), que es más suave que el esmalte. Las raíces de los dientes están protegidas por las encías pero si el esmalte está desgastado o si la línea de la encía ha retrocedido entonces la dentina queda expuesta.

Es por esto que las caries, los dientes agrietados, la recesión de las encías, el desgaste del esmalte y la erosión de las raíces causan que la dentina se exponga desencadenando, en consecuencia, este desagradable dolor de dientes.

La dentina contiene miles de túbulos o canales microscópicos que conducen a la pulpa del diente. Cuando estos quedan expuestos son precisamente estos túbulos los que permiten que el calor, el frío, el ácido o incluso las sustancias pegajosas lleguen a los nervios internos del diente, causando el dolor y sensibilidad dental.

¿Por qué se sufre de sensibilidad dental?

Los factores que conducen a desarrollar sensibilidad dental son variados, por ejemplo:

Cepillarse demasiado fuerte o usar un cepillo de dientes de cerdas duras. Una práctica nada recomendable dado que puede desgastar el esmalte, causando que la dentina quede expuesta o estimular la recesión de las encías.

Recesión de encías. Esto sucede a menudo en personas que sufren una enfermedad periodontal y es también una de las causas de exposición de la dentina.

Gingivitis. Se trata de la inflamación del tejido de las encías. Una dolencia que resulta en la exposición de la raíz del diente.

Dientes rotos. Cuando un diente se rompe puede llenarse de bacterias (las principales causantes de la placa bacteriana) y causar fuertes infamaciones en la pulpa. En casos muy graves también puede provocar abscesos e infecciones.

Rechinar o apretar los dientes (bruxismo). Un problema muy común, que muchas veces no somos capaces de detectar conscientemente, y que puede desgastar muchísimo el esmalte del diente.

Acumulación de placa bacteriana en los dientes. Un problema muy común que afecta directamente a las encías y, por ende, a la sensibilidad dental.

El uso prolongado de enjuague bucal. Algunos enjuagues bucales contienen ácidos. Si la dentina se expone a estos ácidos, la sensibilidad en los dientes puede empeorar y dañar aún más la capa dentinaria. Para evitarlo, existen enjuagues bucales de fluoruro neutro que podrían ser una buena opción para evitar la sensibilidad en las encías.

Alimentos ácidos. Este tipo de alimentos deben tomarse con cautela puesto que pueden fomentar la reducción del esmalte.

Limpiezas dentales. La sensibilidad dental tras un blanqueamiento, por el reemplazo de las coronas u otros procedimientos de restauración dental, pueden provocar sensibilidad dental transitoria que, por lo general, desaparece entre las cuatro y las seis semanas siguientes.

Sensibilidad dental después de un empaste

Algunas personas pueden experimentar sensibilidad dental después de haberse realizado un empaste después de habérseles detectado una caries o porque se les haya reemplazado uno anterior desgastado.

La caries dental irrita el diente y el procedimiento de empaste, aunque necesario, puede llevar a una mayor sensibilidad de los mismos. Afortunadamente, la sensibilidad de los dientes después de un empaste debería ir mejorando en unas pocas semanas.

Sin embargo, la sensibilidad tras el empastado de una caries podría durar más de un par de semanas y llegar hasta uno o dos meses pero mientras la sensibilidad de los dientes muestre una mejora gradual, no habrá nada de qué preocuparse.

No obstante, si la sensibilidad dental persistente, esto puede indicar que se necesita un tratamiento dental más profundo en los conductos del diente y tener que realizar una endodoncia para matar el nervio.

A su vez, los empastes pueden causar sensibilidad dental al masticar, algo que se puede arreglar ajustando la mordida en el dentista o reemplazando el empaste por otro.

Sensibilidad dental después de los tratamientos de blanqueamiento

Los tratamientos de blanqueamiento dental realizados en la consulta del dentista, o con productos, contienen productos químicos agresivos que eliminan las manchas, pero que, a su vez, pueden eliminar parte del esmalte, lo que, naturalmente, acabará provocando sensibilidad dental.

Varios estudios han investigado algunas formas de disminuir el dolor dental después de los tratamientos de blanqueamiento en la consulta del dentista. De hecho, en 2018 se supo que los pacientes que tomaban acetomenifeno o codeína antes del tratamiento no reducían el dolor.

En 2016 se descubrió que la irradiación de los dientes con un láser de diodo infrarrojo, después de un tratamiento de blanqueamiento dental, reducía significativamente el grado de dolor.

Finalmente, otra vez en 2018, se demostró que la aplicación de un gel densitizante antes del blanqueamiento sí reducía la sensibilidad dental después del tratamiento. Siendo este el tratamiento que se aplica en la actualidad antes de proceder a blanquear los dientes de un paciente.

Tratamiento para quitar la sensibilidad dental

Lamentablemente, la patología de los dientes sensibles nunca se va poder curan por completo.

Los síntomas pueden disminuir o incluso desaparecer por un tiempo, pero la sensibilidad irá y vendrá durante toda la vida (siempre que no se combata el problema raíz que los provoca).

Por tanto, un diagnóstico adecuado a cerca de la razón que causa la sensibilidad es esencial en su tratamiento es determinante. Actualmente existen varios tipos de tratamiento para la sensibilidad dental, pero, de nuevo, lo importante interesante es atacar el foco que la provoca para evitar que esta vuelva una y otra vez.

A continuación te indicamos algunos tratamientos para aplicar en dientes sensibles:

-Pasta dentífrica desensibilizante. Existen varias marcas de pasta de dientes para dientes sensibles. Es posible que tu dentista te recomiende una o que tengas que probar diferentes marcas hasta que encuentres el producto que mejor se adapte a tus necesidades.

Por otra parte, es importante que la pasta dental contenga flúor específico para dientes sensibles (no sólo para el sarro). De este modo podrás usar esta pasta para colocarla sobre tus encías antes de acostarte.

-Usa un cepillo de dientes de cerdas suaves.

-Evita los alimentos altamente ácidos.

-Usa un enjuague bucal con fluoruro diariamente.

-Evita rechinar los dientes. Considera la posibilidad de conseguir un protector bucal si tienes bruxismo.

Las siguientes operaciones dentales pueden reducir la sensibilidad en los dientes:

Empastes, coronas o incrustaciones. Pequeñas intervenciones que pueden arreglar un defecto o caries dental que pudiera estar causando sensibilidad.

Injerto de encía quirúrgico. Esto protegerá la raíz y reducirá la sensibilidad si el tejido de la encía se ha erosionado desde la raíz.

Tratamiento del conducto radicular o endodoncias. Un tratamiento de último recurso para la sensibilidad dental severa que no ha sido corregido por otros métodos.

Avances en los tratamientos con flúor

Algunas publicaciones de 2015 sugieren que el flúor por sí solo no puede prevenir la erosión dental (que puede aparejar sensibilidad dental) ni tampoco el flúor combinado con otros agentes protectores.

Los productos protectores bucales que contienen tetrafluoruro de titanio, iones metálicos polivalentes y algunos polímeros, de hecho, pueden ofrecer más protección. Además, algunas pastas dentales contienen polímeros potencialmente protectores como la arboximetilcelulosa, la hidroxietilcelulosa y el polietilenglicol.

Por otra parte, la aplicación de fluoruro de diamina de plata da como resultado una superficie dental más dura, lo que ayuda a prevenir caries posteriores. También protege la dentina expuesta de estímulos potencialmente dolorosos.

Los tratamientos de fluoruro de diamante de plata deben ser aplicados por un odontólogo que, por lo general, no se debería aplicar más de dos veces al año.

Cuando este tipo de tratamiento se aplica sobre manchas de dentina cariada, el fluoruro de diamina de plata da como resultado una mancha negra permanente en el diente. Sin embargo, las personas con alergias a la plata, desde luego, no deberían usar este tratamiento.

Sigue estos consejos para tratar o abordar la sensibilidad de tus dientes cada día. Muchas veces no hacemos lo que debemos por simple desconocimiento y, una mínima acción diaria, la mayoría de las veces, produce resultados muy positivos que nos mejoran la calidad de vida.